Cristianismo Ateo: Los que faltaban


Estamos en tiempos peligrosos y sorprendentes, ya casi nada nos llama la atención, nos parece que hemos visto todo lo que se podía ver. ¿Es así? Ciertamente no, cada día nos trae un nuevo afán acompañado de una nueva sorpresa. Sabemos que en cuestión religiosa, se da de todo. Los hay que creen en la reencarnación, la mística, el ocultismo, el paganismo y todo eso mezclado muchas veces con Cristianismo. Hasta aquí casi normal, si se puede llamar normal a la mezclas de ideas religiosas. Lo último que he escuchado es que hay cristianos que se declaran firmemente ateos.
Sabemos que el Ateísmo es una especie de religión de los tiempos modernos. La filosofía del superhombre de Nietzsche, utilizada por el nazismo para la defensa de sus tesis racistas, ha marcado al hombre moderno de crueldad, brutalidad y una clara falta de compasión.

Las noticias no pueden ser más descriptivas de hasta dónde llega la condición humana, si es que se le puede llamar así. Vemos grabado sin ningún pudor, como en Siria se bombardea a la población civil con armas químicas. En Rusia como se tortura a un homosexual hasta la muerte, por parte de un grupo nazi. Vemos como los señores de la guerra en África asesinan impunemente a poblaciones enteras y como la Comunidad Internacional, mira para otro lado. En la India se viola a las mujeres hasta la muerte y así podríamos ir país tras país, describiendo la crueldad infinita del hombre. El ateísmo se extiende mezclándose con cualquier otra filosofía humanista, produciendo sociedades salvajes, inmisericordes, crueles y dictatoriales.

¿Significa esto que todos los ateos son crueles? No, claramente no. Lo que estamos planteando es una visión general de lo que el ateísmo, que no es lo mismo que los ateos, ha sembrado en el corazón del hombre. El ateísmo ha sembrado la ya nombrada crueldad, brutalidad y falta de compasión, como ninguna otra filosofía, aparte del Islán, que promueve y práctica la más cruel violencia, contra los que no creen lo mismo que ellos. No todos los ateos son crueles, pero los hombres crueles son ateos por definición, no pueden creer en Dios. El Creador no está en ninguno de sus pensamientos, la Biblia lo expresa así en el Salmo 10.4  “el malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos”.

Todos los hombres somos iguales de malvados y dañinos independientemente de la religión que digamos practicar. La Biblia dice con toda claridad, en Romanos 3.23 “todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”. Nadie es bueno, solo Dios es Bueno, con mayúsculas, nadie puede alegar que es bueno, sin contradecir a Dios mismo. ¿A dónde queremos llegar? Queremos llamar la atención sobre el sincretismo religioso que impera en nuestros días, lo cual no significa que no existiese en el pasado. El colmo de ese sincretismo se hace patente, cuando algunos cristianos se definen como ateos ¿Puede haber mayor contradicción? ¿Se puede ser cristiano y ateo? Solo es posible si entendemos que nunca han sido cristianos. Una cosa es ser cristiano, por muy pasivo que se sea y otra es ser cristiano por cultura. Los cristianos nominales inundan las iglesias, durante una hora como mucho a la semana y así pasan sus cortos días, pensando en todo menos en Dios y el cambio de vida que propugna para todos los hombres. El Cristianismo se ha mezclado con casi todo, parece que combina bien con todo lo que se mezcle. Igual se mezcla con paganismo, ocultismo, fascismo que con ateísmo. Tenemos cristianos evolucionistas, druidas, nazis, comunistas, chavistas, por tanto no podían faltar los cristianos ateos, la última especie en despegar antes de su más que segura caida. No se puede ser cristiano y ateo. No se puede ser ateo y cristiano. No se puede ser ciego y pretender ver, cuando la ceguera es en los dos ojos, el que lee que entienda.
Apocalipsis 3.15–17 “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Tú dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad. Pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estás desnudo”.

La tibieza es la peor de las enfermedades espirituales, que se contagia con suma rapidez. El cristiano moderno se ha contagiado de tibieza, que es entre otras, una mezcla de la filosofía cristiana con evolucionismo o ateísmo, entre otras formas de pensamiento humanista. Si a todo eso se le añade el odio y el antisemitismo, la mezcla dará como resultado, otro nazismo de nuevo cuño, el cual se está gestando, en la Vieja Europa a pasos agigantados. Si los gobiernos democráticos siguen en esta misma línea de pensamiento debilitado por el humanismo ateo, en pocos años tendremos otra guerra de proporciones descomunales, contra el viejo espíritu dictatorial y antisemita  que recorre Europa. Lo único que lo puede frenar es Dios y su Pueblo, por medio de una oración persistente como la hacía la viuda, pidiendo justicia al Cielo. Tome conciencia del tiempo peligroso en que vivimos y luchemos por medio del arma más poderosa que existe, la oración del justo, que como ya sabemos puede mucho.

También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos (2ª Timoteo 3.1) 

1 comentario:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

Comentarios, opiniones o consultas