ABC DE SIMJAT TORÁ

Las Acciones Básicas Comunes de Simjat Torá en relación con la Escritura son: primero leerla, meditarla, memorizarla, estudiarla, vocalizarla, practicarla y enseñarla, por este orden. La Torá se trasmite por la familia. El esposo a la esposa. Los padres a los hijos. Los hermanos, mayores a los pequeños y los abuelos a los nietos.
 
El papel de la esposa, es prioritariamente dedicarse a su hogar y a la instrucción de sus hijos o nietos. Especialmente en Shabat, sin excluir los demás días, la esposa genera el ambiente de Shabat e instruye a sus hijos en todos los aspectos del mismo. Simjat Torá enfatiza el aspecto femenino de la familia y la responsabilidad materna de enseñar la fe a los hijos, lo cual no significa que el padre no tenga la misma responsabilidad. La esposa debe organizar el hogar, no confundir con organizar al esposo, y hacer los preparativos para encender la luz de Shabat y la preceptiva bendición. Los hijos aprenden también por lo que ven y Simjat Torá es un elemento didáctico básico en la vida de la familia que experimenta un fe viva y práctica.
El esposo debe acabar lo antes posible el trabajo, hacer las compras necesarias y prepararse junto con toda la familia para celebrar Simjat Torá. Los abuelos enseñarán a los nietos a obedecer a sus padres y la abuela instruirá a sus nietas en la fe, participando del ambiente propio de Simjat Torá. Su labor educativa es de primer orden en la familia. ¿Qué tienen que hacer las abuelas? Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la Escritura no sea blasfemada” Tito 2.4-5.

La fe se trasmite de padres a hijos y de familia a familia. La Familia enseña a otras familias y la Bet Keneset a todas las Familias de Fe que la forman, evaluando los que son actos para ser parte de ella y administrando el servicio que cada uno debe hacer, por el bien común y comunitario de todos los que formamos la Congregación.
Una pregunta recurrente en Simjat Torá:  ¿Voy a seguir igual que el año pasado o voy a cambiar? ¿Voy a leer y estudiar la Escritura, todos los días?. Nuestra historia puede cambiar cuando nosotros nos proponemos alabar a Dios y conectar la Escritura con nuestras vidas, todos los días. Celebrar Simjat Torá implica saber el papel que cada uno tenemos en el proceso de instrucción de nuestros hijos y de nuestros nietos. Por tanto quisiera acabar con las mismas del principio: Lea la Escritura todos los días. Meditarla, memorizarla, estudiarla, vocalizarla, practicarla y después enseñarla sin saltarse este orden y verá como mejorará su vida personal y la de toda su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas