El granero de Sucot


 
Inmediatamente después de acabar Yom Kipur, se empieza a construir la cabaña de Sucot ¿Qué significado tiene levantar una suca?. Los preparativos de Sucot tienen que realizarse con rapidez, pues en pocos días debemos tener todo preparado. "La Fiesta Solemne de los Tabernáculos harás por siete días, cuando hayas hecho la cosecha de tu era y de tu lagar. Y te alegrarás en tus Fiestas Solemnes, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita, el extranjero, el huérfano y la viuda que viven en tus poblaciones” Deuteronomio 16.13- 14.
Durante siete días viviremos la mayor parte del tiempo en la suca, recogiendo los frutos de lo sembrado el año anterior. La Sentencia ha sido dictada en Yom Kipur, ahora veremos el resultado práctico de la misma por medio de Sucot. En estos días empezamos a recoger la cosecha de todo lo que hemos sembrado en el año. Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla, pero al volver vendrá con regocijo trayendo sus gavillas” Salmos 126.5-6. Tenemos cuatro días desde Yom Kipur hasta Sucot, para preparar el “granero” de Sucot. Levantar una suca o cabaña de Sucot significa, entre otras cosas, prepararse para recoger los frutos del trabajo de todo un año.
 
¿Qué ha sembrado este pasado año? ¿A cuántas personas implantó la Buena Semilla de la Palabra de Dios? ¿Cuánto se esforzó por servir a Dios? ¿En qué medida fue fiel con los Pactos contraídos con Dios y los hombres?. Ahora empezará a cosecha de todo lo bueno que sembramos el año anterior, lamentablemente de lo malo que hemos hecho y de lo bueno que hemos dejado de hacer. Todo lo que hemos sembrado lo empezaremos a recoger a partir de este tiempo que es de cosecha.

Uno de los frutos que cosecharemos estará relacionado con el prójimo. En la medida que restablecemos las relaciones personales deterioradas, cosecharemos mayor bendición. Permanezca el amor fraternal. No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles" Hebreos 13.1-2. Dependiendo de cómo hemos cuidado las relaciones personales el año pasado, este año recogeremos los frutos o no los recogeremos.

La suca se levanta con la intención de establecer, restablecer y almacenar las relaciones fraternales, en particular con quienes están en nuestro círculo de relación. Hasta Yom Kipur tuvimos la oportunidad de arreglar las cuentas en negativo que manteníamos con el prójimo. Cubrir los números deudores hasta Yom Kipur, nos garantizará una buena cosecha en el año que hemos entrado. Sucot nos da la oportunidad de recoger y establecer los graneros de bendición para este año que hemos entrado, pero hay que trabajarlos.  “El que al viento observa, no sembrará, y el que a las nubes mira, no segará" Eclesiastés 11.4. Es un buen momento para sembrar buenas relaciones, que perduren en el tiempo. Invitar a pasar por la suca a nuestros amigos afianzará los lazos fraternales y garantizarán un mejor futuro para todos. Haga planes no se quede mirando las nubes y haga algo práctico para mejorar sus relaciones fraternales y personales. Siembre hoy y recoja el año que viene, es así, no hay duda.

Sembrar cuesta trabajo, por eso los que miran al cielo y a las nubes, no siembran ni cosechan, parecen espirituales pero no producen para el Reino de Dios. Tenemos que haber sembrado todo el año pasado, para recoger una buena cosecha en este. Sucot nos dejará ver que hemos sembrado el año pasado y nos dará la oportunidad de sembrar para el año que viene, si evaluamos lo que estamos recogiendo en esta cosecha. Hospede, aunque sea temporalmente, bajo la suca a sus amigos y fortalezca la relación fraternal. La amistad es un proceso que debe durar toda la vida y por tanto hay que cuidarla.
Levantar la “suca” como hemos dicho es levantar un granero de bendición donde almacenar las buenas relaciones que hemos establecido con el prójimo. La demanda de Dios en Sucot, está relacionada con saber que nuestra vida es tan temporal como la de una sencilla suca. Debemos estar conscientes de la importancia que tiene para nuestro presente y futuro, sembrar lo bueno, en el sentido más amplio posible de la palabra. “Porque he aquí que yo estoy por vosotros, a vosotros me volveré y seréis labrados y sembrados” Ezequiel 36.9. Al igual que el Cielo siembra en nosotros esperando recoger buenos frutos, nosotros debemos sembrar buenas semillas, de relación fraternal, para recoger buenas y abundantes cosechas. Siembra hoy y recogerás mañana, que traducido en el lenguaje del Cielo significa que en Sucot del próximo año recogeremos lo que este año sembremos. Empieza la cosecha y a la vez la siembra, es Sucot.

1 comentario:

Comentarios, opiniones o consultas