Iom Kipur: confesión de pecados, arrepentimiento y oraciones

El ayuno judío es observado en Israel y la diáspora. Iom Kipur: confesión de pecados, arrepentimiento y oraciones. Mundo Judío.

Iom Kipur es el Día del Perdón, uno de los Yamim Noraim ("los días del temor"), que van desde Rosh Hashaná, pasando por los diez días del arrepentimiento y culminan en ese día. En el calendario hebreo, Iom Kipur comienza en el anochecer del noveno día del mes de Tishrei y continúa hasta el anochecer del siguiente día. Es, además, la jornada judía del arrepentimiento, considerada como la más santa y solemne del año. Su tema central es la expiación y la reconciliación. La comida, la bebida, el baño, y las relaciones conyugales están prohibidos. El ayuno comienza en el ocaso, y termina el anochecer del día siguiente. Los servicios de oración de Iom Kipur comienzan con la oración conocida como "Kol Nidre", que debe ser recitada antes de la puesta del sol. El Kol Nidre, término arameo, es un público abrogamiento de votos religiosos hechos por judíos durante el año precedente. Esto sólo concierne a los votos incumplidos hechos entre una persona y Dios. No anula votos hechos entre personas. Al rezar los hombres visten su talit (manto de plegarias) durante todos los oficios, inclusive los de la tarde, lo que no hacen el resto de los días del año. La oración de Neilá (clausura en hebreo) es un culto especial para Iom Kippur y marca el cierre del Iom Kipur. Culmina con el sonar del shofar, que señala la conclusión del ayuno. Es siempre observado como un día feriado por los judíos, tanto dentro como fuera de los límites de la tierra de Israel. Al contrario de la creencia popular, Iom Kipur no es un día triste.

Origen Bíblico
Los ritos de Iom Kipur aparecen en el decimosexto capítulo de Levítico Este era el ayuno más solemne, en el cual ningún alimento podría ser tomado en forma alguna en todo el día, y se prohibían los trabajos tanto de amos como de esclavos. Durante la época del Templo de Jerusalén, la ceremonia principal del día era el ofrecimiento de dos cabras como sacrificio.

Los textos bíblicos dicen textualmente:
*Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante del Eterno. Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas; es estatuto perpetuo. (Lv 16,30-31).
*A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida al Eterno. Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante del Eterno, vuestro Dios...Ningún trabajo haréis; estatuto perpetuo es por vuestras generaciones en dondequiera que habitéis. Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo. (Lv 23, 27-28. 31-32).
*En el diez de este mes séptimo tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas; ninguna obra haréis. (Nm 29,7).

El carácter de este día es introspectivo y de reflexión, dedicado totalmente al auto-examen, confesión y perdón. Iom Kipur proporciona la oportunidad de cambiar la conducta, reajustar los valores, y colocar las cosas correctas en las vidas de cada uno.

Confesión de pecados
Las plegarias hablan de absoluta honestidad al confesar errores: "Hemos pecado, hemos transgredido, hemos actuado con perversión." La solemnidad de la liturgia y la música ayuda al drama y al decoro del día. Desde el Kol Nidré, la tarde del Iom Kipur, hasta la última nota triunfante del Shofar en la conclusión de Neilá, su propósito es mover a los fieles hacia la reconciliación con Dios y con los congéneres. La primera de las mitzvot que conciernen al perdón es el ayuno. La Torá dice tres veces “y esto tendréis por estatuto perpetuo”.

La tradición judía tiene a Iom Kipur como un punto culminante de las festividades solemnes y los diez días de arrepentimiento. La conducta pasada del hombre se pesa sobre una balanza y Dios registra y sella su destino en el ‘Libro de la Vida’ (Sefer Hajaim). La atmósfera y la liturgia de Iom Kipur están caracterizadas, más por la solemnidad que por la tristeza. Muchos judíos laicos se suman a los practicantes y asisten a todas o parte de las plegarias en las sinagogas.
Los ortodoxos suelen vestir sobre sus ropas el kitel blanco (túnica ritual que generalmente hace juego con el telón, que cubre el Tabernáculo. Durante la jornada de ayuno se cumplen cinco servicios, cada uno con plegarias que se repiten incluyendo el Ashamnu, Al Jet y Avinu Malkeinu, así como selijot penitenciales. Se reza la plegarias de recordación de difuntos (hazcarat neshamot) en la mañana de Iom Kipur después de la lectura de la Torá.

La plegaria de vidui (confesión), pronunciada por la mañana, corresponde a los diez servicios realizados por el Sumo Sacerdote en el Santuario Sagrado en Iom Kipur. El primer servicio de la tarde (minjá) incluye la lectura del Libro de Jonás. Esto es así pues este breve libro demuestra la misericordia divina que se extiende para toda la humanidad sin distinciones, así como el inapreciable valor del verdadero arrepentimiento, tanto como la obligación de cada persona de hacerse responsable de su propio destino, sin dejarse llevar por el fatalismo o por la inconsciencia ciega.
Cuando el sol va cayendo y cuando según la leyenda tradicional, los portones de piedad del cielo se están por cerrar, comienza el quinto servicio, el de conclusión denominado Neilá. Los rezos culminan después de la caída de la noche con la proclamación de fe judía (que incluye el Shemá), con el sonido de una tekiá prolongada en el shofar y con el saludo de ‘¡El Año Próximo en la Jerusalén Reconstruida!’

Se culmina el día con regocijo, ya que el judío puede y debe confiar en que ha obtenido el perdón Divino. El saludo tradicional es "gmar jatima tová" (“fin con buena firma”) y tras finalizar el servicio religioso en la sinagoga, cada persona se dirige a su hogar para romper el ayuno. Los más creyentes, después de la comida inician la construcción de la sucá, pasando de una mitzvá a otra ininterrumpidamente. 
Fuente: http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Mundo_Judio/60606/ 

1 comentario:

Comentarios, opiniones o consultas