Tiempo de Guerra


La actualidad no nos deja salir de ese tiempo de Guerra del cual habla la Escritura. De nuevo y con premeditación, alevosía y nocturnidad los yihadistas palestinos siguen hostigando a Israel mediante la más vil y cobarde de las acciones, esto es, asesinando a su población civil.

Todos los días desde hace unas semanas escuchamos como indefensas personas son atacadas por la espalda para asesinarlas clavándoles cuchillos u otros objetos punzantes. Imágenes atroces de como unos padres fueron tiroteados delante de sus hijos pequeños han dado la vuelta al mundo pero solo por medio de aquellos que nos consideramos hijos y amigos de Israel. Aquellos que nos hacemos eco de todas las noticias relacionadas con Israel somos una parte de la defensa del Pueblo del Libro que al fin y al cabo es también el nuestro.

Los medios informativos siguen tozudamente y envueltos en una guerra mediática contra Israel, su gobierno y los judíos en general. Siguen acusando a Israel por ser Israel y justificando a los palestinos por ser palestinos algo realmente cruel y destructivo para un pueblo como es el Pueblo de Israel que ama la vida y la paz. La filosofía de los yihadistas palestinos y árabes en general es amar la muerte antes que a la vida una diferencia abismal entre dos pueblos emparentados por lazos ancestrales.
Ahora y en todo tiempo Israel necesita países amigos, es verdad, pero más necesitan los países ser amigos de Israel y beneficiarse de la bendición expresa del Cielo que dice: Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan.

Los juicios del Cielo se harán efectivos contra aquellos ya sean países, grupos, instituciones o personas de cualquiera condición que odian e incitan al odio contra los judíos. Ya sea como dijimos hacia el país, su gobierno o los millones de judíos diseminados por todo el mundo que sufren el acoso y el odio indiscriminado de las diferentes poblaciones locales donde residen.

Un país que incita al odio contra Israel o los judíos en un país condenado por el Cielo a sufrir los juicios y tormentas de todo tipo.

¿Tenemos que rezar por estos países, gentes antisemitas y fomentadores de odio contra Israel? Creo sinceramente que orar por nuestros enemigos significa pedir por su derrota o en palabras más positivas pedir la victoria sobre nuestros enemigos. La paz vendrá cuando alcancemos la victoria sobre nuestros enemigos y la justicia se hará patente en ese momento.

Acabamos de empezar un año que traerá sin duda grandes cambios a todos los niveles por tanto es tiempo de centrarnos en la lectura de la Escritura para recibir visión y en la oración para recibir fe y ver la victoria sobre los enemigos de Israel y de toda la humanidad esto es el yihadismo palestino o árabe que es la misma cosa ¡Que el Señor nos encuentre preparados con fe en medio de una oración perseverante! Así sea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas