Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, 27 de enero



Cada 27 de enero, la comunidad internacional, en un acto de remordimiento por los crímenes acontecidos en toda Europa por el Nazismo, conmemora el Día Internacional en recuerdo de las víctimas del Holocausto. 

En sus propias palabras “La UNESCO examinará el papel de los sitios históricos y los museos en la enseñanza sobre el Holocausto”. El énfasis en este año será educativo con la pretensión de recordar los hechos ocurridos, en el denominado Holocausto, por medio de los paneles visuales que los museos representan.

Un confuso esfuerzo el de la UNESCO, que continuamente está acusando a Israel y negando la histórica conexión de los judíos con Jerusalem, por citar un solo ejemplo ¿Qué pretende la UNESCO con el hecho de abrogarse la mencionada conmemoración? Sea por lo que sea no es por su preocupación por las víctimas del Holocausto y sus descendientes. En una muestra más de incoherencia, la UNESCO, recuerda por un lado a las víctimas, que sucumbieron ante las hordas asesinas nazis y por otro denigra a los supervivientes, que aún siguen siendo los testigos excepcionales de tan cruel periodo histórico. Una contradicción que se debería estudiar también, en los medios educativos internacionales.


La educación es la base que nos permite saber lo que ha pasado en la historia, su incidencia en los acontecimientos actuales y el efecto que tendrá en el futuro. El énfasis en dar a conocer, por medio de la educación, los acontecimientos relacionados con el Holocausto deben ser prioritarios en todos los ámbitos educativos. Las instituciones de todo tipo deben programar el “Currículum Lectivo” que se impartirá en relación al Holocausto en los diferentes niveles educativos de cada país. No pueden quedar ajemos de esta enseñanza histórica ninguna nación, pero especialmente las que se consideran avanzadas sociedades democráticas.

Europa es el paradigma de lo que significa la sinrazón respecto al Holocausto. Una incongruencia que se ve reflejada en los diferentes ámbitos políticos, sociales y religiosos de la llamada Vieja Europa. Una Europa, incluidas todas o la mayoría de sus instituciones, que se manifiesta en contra de los atentados terroristas de corte islámico, pero que a la vez critican con odioso furor las acciones políticas y militares de Israel en defensa de sus ciudadanos. 

Una Europa que se desangra, lenta e imparablemente, por causa de los islamistas, pero que no ve el peligro que supone, su política suicida, de fronteras abiertas sin ningún tipo de control.  En la práctica los poderes políticos europeos están poniendo en peligro a toda la sociedad. La desintegración europea es un hecho irreversible siendo Inglaterra la que ha dado el primer paso en su consecución. Una Europa que no ha aprendido de su pasado y que lamentablemente está condenada a repetirlo, de una forma o de otra.

La educación e instrucción, en los valores eternos de la Biblia son la única y verdadera esperanza de salvación, temporal y eterna, de Europa y del mundo en general.

El desmantelamiento bíblico y su desconexión con las Verdades Fundamentales de la Escritura, de la sociedad europea, está llevando a este mundo al abismo de una fatal perdición. Nosotros como institución independiente, no regulada por gobiernos temporales, seguiremos insistiendo en la urgente necesidad, de instruir a nuestros hijos en la Fe del Único y Verdadero Dios, que nos transmitieron nuestros antepasados Abraham, Isaac y Jacob.

Una fe que nos vincula con la intervención del Mesías, Yeshua HaMashiaj, en la historia de la humanidad. Una fe que nos lleva a seguir proclamando, que solo hay un Nombre dado a los hombres por medio del cual podamos salvarnos de este destructivo mundo y entrar a formar parte de la Familia Eterna de Dios. Al igual que dijo Josué “yo y mi casa serviremos al Señor” también instruiremos a nuestros hijos en la Fe conforme al Mandamiento Bíblico ¡Todo lo demás se lo dejamos a la UNESCO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas