Los medios de comunicación Dalila Press


En estos tiempos en los que vivimos los medios de comunicación, supuestamente democráticos, juegan un papel fundamental en todas las sociedades modernas e igualmente democráticas. Un papel que se está poniendo en tela de juicio, por la intolerable presión, que muchos medios utilizan contra personas, gobiernos o países. 

La guerra mediática contra Israel es el mejor ejemplo de esta agresiva prensa, que continuamente desacredita, insulta y tergiversa toda la información sobre la sociedad israelí, su gobierno, sus instituciones y su religión, léase el Judaísmo. En general los judíos son amenazados constantemente, por la mayoría de los medios de comunicación, que incitan al odio, la discriminación y al antisemitismo.

Los medios de comunicación desarrollan una estrategia destructiva utilizando, como excusa, la llamada libertad de expresión. En una aparente forma de contrastada información, los medios de comunicación, vierten falsedades, prejuicios e interesadas noticias contra la verdad, la justicia y la fe ¿Son todos los medios de comunicación correa de transmisión de falsedades? Todos evidentemente no, pero la mayoría sí indudablemente.


En el Libro de Jueces, en la Biblia, encontramos un relato histórico de la influencia dañina que tiene la presión constante, por medio de las palabras vocalizadas, escritas o divulgadas por las diferentes formas de expresión comunicativa. El conocido personaje conocido como Sansón recibió tal presión, por parte de Dalila, que le llevó a una “mortal angustia” que le redujo la voluntad, el buen ánimo y la fuerza de convicción. 

“Y aconteció que, presionándolo ella cada día con sus palabras e importunándolo, el alma de Sansón fue reducida a mortal angustia” Jueces 16.16. 

Un claro ejemplo comparativo del papel que los medios de comunicación juegan presionando, con sus supuestas y verídicas noticias, hasta destruir el honor, el buen nombre y la convicción de muchas personas. No solo Israel o los creyentes en general reciben presiones sino también todos aquellos que se enfrentan valientemente contra el mal, en todas sus sinuosas formas hipnóticas.


El conocido director de The Washington Post, Martin Baron dijo "La libertad de expresión en EE UU está en peligro" ¿Está amenazada la libertad de expresión en Estados Unidos? La postura firme del actual Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, incomoda a los medios de comunicación, que ven peligrar su hegemonía informativa, sobre la sociedad norteamericana y la comunidad internacional. 

La prensa no está para amenazar a nadie y menos al presidente de su propio país intentando dirigir su gobierno y sus decisiones políticas en general. La prensa está para informar con veracidad no para amenazar y especular con fines meramente económicos, políticos u otros oscuros intereses. El sr. Martin Baron quiere vivir de las rentas de escándalos pasados, pero con Donald Trump ha topado. La libertad de expresión no es libertad de presión, para influir contra países, gobiernos o personas.

Los medios de comunicación deben cumplir con su papel de informar verazmente y sin prejuicios, de todo cuanto acontece en nuestras respectivas sociedades. Medios que deben denunciar las injusticias sin asumir el rol de fiscales y jueces, que son los únicos competentes en la administración de justicia. Unos medios que deberían ser abogados y defensores del bien y no meros inquisidores buscando víctimas a quienes destruir, en el sentido más amplio de la palabra. 

Una prensa que sea la conciencia de la sociedad y que asuma un papel didáctico de ayuda a personas, instituciones o gobiernos democráticamente elegidos. Unos medios que sean respetuosos y por consiguiente respetados por la sociedad a la que deben su existencia, como empresas de comunicación, que rinden un servicio social positivo. Los medios de comunicación actuales llevan impreso, nunca mejor dicho, el espíritu de Dalila importunando caóticamente, a la sociedad hasta reducirla a mortal angustia. 

Los miedos y las depresiones, que afloran en las modernas sociedades, son en parte causadas por las dañinas presiones informativas de muchos medios de vergonzosa comunicación. Unos medios de presión que la prensa, valga la redundancia, ejerce sin escrúpulos y conforme a sus intereses sobre los ciudadanos, para que voten la opción política de su preferencia.

Como creyentes, e incondicionales amigos de Israel, no podemos rendirnos antes las presiones de nadie, por mucha insistencia que ejerzan en nuestras vidas, pero mucho menos rendirnos antes las presiones de los medios de comunicación, que bien se podrían llamar Dalila Press, en vez del conocido Daily Press ¡El que lee, entienda!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas