Januca: Un brillante relato de luz

Relato de Janucá: Comprobado bíblicamente: Jesús el Mesías nuestro Maestro celebró, todas las Festividades incluida como es evidente la Fiesta de Januca ¿Cómo no la celebraríamos nosotros que decimos ser sus discípulos? 

El primer día encendimos la primera luz de Januca, momento familiar e histórico. Un año más volvemos a encender la luz de Januca como Congregación Labranza de Dios, en el Judaísmo de Jesús, desde el año 1998 que la encendimos por primera vez. Y ahora después de miles de años, la luz de Januca se enciende en muchos puntos de Sefarad, a pesar de los pesares y de las muchas críticas de muchos cristianos de una y otra banda, católicos, protestantes o evangélicos. Ojo no de todos los cristianos, gracias a Dios. "Se celebraba en Jerusalén la Fiesta de Januca (Dedicación). Era invierno, y Jesús andaba en el Templo por el Pórtico de Salomón (Juan 10.22–23). Para los interesados la palabra "Dedicación" se traduce al hebreo por Januca. Imagen del encendido de la primera luz de Januca.

Dios es Luz
Como ya dijimos, llevamos quince años encendiendo las luces de Januca en Labranza de Dios en Sefarad y poco después en Alemania, nuestra segunda casa. Este milagro solo fue posible por la intervención directa de Dios, de sacarnos de la oscuridad, dado que Dios es Luz. La segunda luz de Januca 2013 encendida anoche, fue un momento familiar, sencillo y de adoración al Eterno, al Mesías y a Ruaj HaKodesh. Como familia no todos estábamos en el mismo lugar, en el mismo momento, pero todos estábamos encendiendo la Luz de Januca con el mismo corazón como Labranza de Dios que somos. No hay nada que pueda recompensar espiritualmente y emocionalmente tanto como ver a tus hijos y nietos de fe, siguiendo los pasos del Mesías. Nuestra historia se escribe día a día, mes a mes y año tras año, manteniendo Dios su Luz en nuestra alma, para que a su vez nosotros proyectemos esa misma Luz a los que nos rodean. Aunque dicha sea la verdad, no todos buscan la Luz de Dios, pero con todo nosotros se la mostramos, por medio de los que hacemos y lo que decimos y también por medio de lo que no hacemos, ni decimos. El que lee que entienda, sobran más palabras.

Luz a las Naciones
Tercera Luz de Januca y a la vez Shabat, imagen enviada desde la Congregación en Alemania ¿Se puede pedir más? Quién pensaría que después de tantos años en España, en Alemania, así como en otros muchos países, Rusia por ejemplo, se volvería a encender la Luz de Januca. Lo diremos cada día de la Festividad, en Labranza de Dios llevamos quince años (15) encendiendo las Luces, lo cual ha significado que cada año tengamos más Luz del Cielo para entender la Escritura. Dios abre nuestro entendimiento cada año, también por medio de la bendición de encender la Luz de Januca, así como por celebrar todas, enfatizo todas, las Festividades Bíblicas. ¿Tienen que celebrar los cristianos las Fiestas Bíblicas? Nos preguntaron estos días. ¿Cómo van a celebrar los cristianos algo que desconocen, que no entienden y que muchos, no todos gracias a Dios, rechazan. Tu mismo puedes y debes responder la pregunta.

Llamas de Fuego
Las llamas dan luz, además de dar calor. Hemos encendido la Cuarta Luz de Januca, a pesar de la mucha oscuridad que nos rodea. La virtud de la Luz es disipar las tinieblas, pero con todo son muchos los que prefieren la oscuridad ¿Dejaríamos de encender la Luz de Januca por estar en medio de la oscuridad? Ciertamente no todo lo contrario, cuando la oscuridad lo inunda todo, es cuando se hace totalmente necesaria la luz y en este caso no una sencilla luz, sino la Luz que alumbra el entendimiento y el corazón. Si, ya lo se que lo he dicho todos los días, pero tengo que decirlo algunos más, llevamos quince años encendiendo la Luz de Januca en Labranza de Dios, un 25 de Diciembre de 1998 encendimos la primera de las luces, hacía mucho frío y estábamos expectantes con los cambios que empezaban en nuestras vidas como familia. No se nos olvida.

Cada día más Luz
Progresivamente la Luz de Januca alcanza más esplendor. Día a día aumenta la luz y aumenta la fe, muchas veces debilitada por el frío invierno espiritual que tan implacablemente nos asedia. Con todo no dejamos de encender la Luz y reunirnos con cánticos de alabanzas. Anoche sentimos el calor de la Luz y de las alabanzas que una vez más ofrecimos con Acción de Gracias a Aquel que dijo "Yo soy la Luz". Cánticos con denominación de origen Labranza de Dios, que tanto nos han emocionado y hecho sentir la presencia de lo divino y de lo humano. Después de quince años Labranza de Dios situada en el Judaísmo de Jesús sigue encendiendo la Luz de Januca en presencia de tres generaciones, padres hijos y nietos ¿Se puede pedir más? Que dure generaciones y generaciones, hasta que venga el Mesías y la Luz esté siempre encendida.

Enfrentamiento a plena Luz
Seis días de luz en Labranza de Dios y en nuestros hogares y quince años desde que encendimos la primera Luz de Januca en el 1998, desde entonces, como se dice coloquialmente, ha llovido mucho y nos hemos mojado más ¿Qué queremos decir con esto? Significa que hemos vivido muchas experiencias negativas y positivas. Significa que a pesar de los pesares nos hemos mantenido firmes, siendo consecuentes... con lo que creemos. Nos hemos mojado, nos hemos comprometido con lo que decimos ser y creer, que no es ni fácil, ni moco de pavo. Muchas tormentas, muchos aguaceros, muchos huracanes y muchos tiempos de sequía, pero seguimos con los pies en la tierra. Seguimos viendo la realidad como es, seguimos diciendo que la vida es dura, especialmente si decides cambiar y ser consecuente. Que Dios te ampare hermano, el enfrentamiento está asegurado.

Los días séptimo y Octavo de Luz
Los últimos dos días de Januca han estado llenos de muchos acontecimientos que nos llevan a valorar la bendición de poder participar de la Luz.  “Porque en otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz” Efesios 5.8. En otro tiempo no sabíamos lo que era Januca, estábamos a oscuras. Han pasado quince años desde que encendimos la primera Luz de Januca, si ya se que lo he repetido todos los días, pero es que es muy importante para nosotros recordar este hecho y no queremos pasarlo por alto. El próximo año si el Señor lo permite, volveremos a encender la Luz, recordando que los milagros de Januca. Uno que los pocos vencieron a los muchos. Otro que el aceite duró ocho días, cuando había para uno solo y que la fe en el Dios de Israel y en la Esperanza Mesiánica, hizo que una sencilla familia, los Macabeos estuvieran dispuestos a dar la vida por defender su pueblo y su santificación al Único Dios Verdadero. Todo un ejemplo para recordar hoy, cuando lo que menos abunda es el sacrificio, la entrega y la valentía. Que el Señor nos coja "confesados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas