Ir al contenido principal

Entradas

La sobreabundante bendición de la prosperidad (capítulo séptimo)

En el tiempo cuando el oro o la plata se intercambiaban por bienes y servicios el valor lo determinaba su peso y pureza. En las monedas actuales su valor le viene asignado de fábrica. El dinero vale lo que lo que tiene impreso o grabado, sea moneda o papel moneda, sin relación con su peso o valor real. A pesar de las diferencias entre sólidos lingotes de oro y el actual papel moneda podemos igualmente adquirir bienes y servicios. La grandísima diferencia es que el papel moneda puede ser devaluado en un abrir y cerrar de ojos dependiendo de los avatares económicos a nivel mundial ¿Qué principios debemos tener en cuenta para alcanzar la sobreabundante bendición de la prosperidad?Un principio básico es tener conciencia de que el dinero no puede ofrecer seguridad alguna ya sea en papel moneda, oro o plata. Un principio que genera muchas dudas entre aquellos cuyo dios, con minúsculas, es el dinero en el cual confían por encima de todo. Los que entienden este principio, el dinero no puede o…
Entradas recientes

La influencia del patrón cultural en la fe (capítulo sexto)

Todos tenemos un patrón cultural que heredamos de nuestros padres. Un patrón que nuestros antepasados fueron transmitiendo de generación en generación. Las costumbres, los gustos culinarios y especialmente lo que creemos, o no creemos, viene determinado ampliamente por la cultura en que nos desarrollamos. Una cultura que se nos enseñó o impuso ¿Necesitamos liberarnos de nuestro patrón cultural? ¿Algún patrón cultural es el mejor? ¿Cómo afecta mi patrón cultural a la fe que decimos tener en Dios? Unas preguntas que merecen unas respuestas precisas. En el campo de la fe también existe la llamada Cultura del Reino que es preciso conocer y que nos hará entrar en conflicto con nuestros respectivos patrones culturales. Para una inmensa mayoría de personas su cultura, aquella de la cual provienen, es la única válida. Los conflictos sociales, religiosos o políticos se generan básicamente por el enfrentamiento entre diferentes patrones culturales que se repelen, rechazan y desestiman de forma m…

La siembra y la cosecha del miedo (capítulo quinto)

El labrador no puede sembrar con el miedo de que la semilla empleada no produzca buenos resultados. El miedo es la peor de las plagas que destruye muchas cosechas que fueron sembradas con buenas semillas. La siembra y la cosecha del miedo es la más destructiva para la esperanza y la fe del labrador. El miedo paraliza la creatividad, la esperanza de futuro y la capacidad de comunicación. En esta serie La imprescindible formación de Líderes Familiares hoy vamos a tratar el capítulo quinto bajo el epígrafe de La cosecha del miedo. La creatividad que todos necesitamos para crecer y desarrollarnos forma parte de la estructura mental que el Cielo ha sembrado en los seres humanos. La Creación es un proceso de diseño creativo, valga la redundancia, en el cual intervienen tiempo, esfuerzo y medios. Una razón por la cual Dios descansó que está directamente ligada al proceso de diseño creativo. Todo diseño genera un tipo de cansancio emocional que además precisa un más que evidente tiempo de eval…

Satisfacción espiritual perdida (capítulo cuarto)

En el contexto de la serie La imprescindible formación de Líderes Familiares hoy tratamos el tema de la satisfacción espiritual perdida. El concepto que venimos estudiando de reconversión espiritual está relacionado con el Proceso de Conversión e Integración en una comunidad de fe. Todo proceso y reconversión, en cualquier ámbito que analicemos, requiere una sincera renovación emocional, intelectual y espiritual. La Escritura nos enseña, con toda transparencia, a renovarnos en el espíritu de nuestra mente. Una imprescindible renovación que exige un profundo cambio de mentalidad para alcanzar aquello a lo cual estamos llamados. La pregunta por consiguiente es determinar a qué estamos llamados como creyentes que formamos parte de una comunidad de fe.El llamamiento que tenemos es cambiar el mundo empezando siempre por nosotros, la familia y todos aquellos que forman parte del círculo de relación. No se puede pretender cambiar el mundo sin cambiar nuestro particular mundo en el cual nos de…

¿Quiénes son los extraviados de la verdad? (Capítulo tercero)

Todo proceso de reconversión espiritual exige un trasvase de ideas sin las cuales, la mencionada reconversión, se queda en un movimiento teórico sin frutos. Los movimientos centrífugos hacia adentro, entendido como los intereses personales, acaban generando parálisis emocional y espiritual. La vida participativa en una comunidad de fe exige una más amplia visión que aquella que está limitada a nuestros particulares intereses personales ¿Podemos extraviarnos de la verdad? Lamentablemente suele ser más común de lo que parece. 

El llamamiento que hemos recibido del Cielo es cambiar el mundo empezando por nosotros mismos. Una responsabilidad que precisa de un sincero interés para que otros conozcan el Plan de Dios para sus vidas ¿Cómo llegamos a conocer la voluntad de Dios? La prioridad es entender que el Plan de Dios está diseñado para todos los seres humanos sin excepciones. En el proceso de llegar a conocer a Dios siempre ha intervenido otra persona que nos diera a conocer la mencionada…