Ir al contenido principal

Nosotros

La razón por la que estamos aquí y ahora es básicamente para servir a Dios, pero ¿Qué es servir a Dios? Servir a Dios es buscar primeramente los Intereses del Reino de Dios, valga la redundancia, que son intereses comunes y comunitarios que nos esforzamos por mantener.


La disposición a servir a Dios, juntos y unánimes, garantiza nuestro presente y nuestro futuro. No se puede servir a dos autoridades. No se puede servir a dos señores. No se puede servir a dos conceptos religiosos. La fantasía de que encontraremos fuera lo que tenemos dentro de nuestra Comunidad produce desánimo, rechazo y tarde o temprano división.

La familia unida permanece unida cuando está firmemente vinculada a su Comunidad. La familia unida permanece unida cuando los intereses personales están supeditados a los intereses comunes y comunitarios que nos representan e identifican.

Nuestra Comunidad no es un lugar físico, esto es muy importante entenderlo, sino un lugar eminentemente espiritual y emocional vinculado independientemente de la distancia geográfica que mantengamos.

Por la historia sabemos que la comunidad judía en Sefarad, proveniente de Israel, mantenía los mismos intereses comunes y comunitarios. La distancia no afecta al vínculo emocional y espiritual que mantenemos los unos con los otros. Los judíos de Israel y judíos de Sefarad mantenían todos los vínculos, emocionales y espirituales, a pesar de la distancia.

La diáspora forzosa que los sefarditas tuvieron que emprender desde Sefarad, la España de los Reyes Católicos, al resto del mundo no pudo romper los vínculos con la ya nombrada Comunidad Judía de Sefarad. Hoy después de tantos siglos los descendientes de aquellos sefarditas, que fueron expulsados de sus casas y comunidades, mantienen ese mismo vínculo emocional y espiritual con la moderna Sefarad o España.

El tiempo, la distancia y los avatares de la vida no han podido dividir a una Comunidad establecida sobre intereses comunes y comunitarios. Lo que hagamos, o no hagamos, hoy afectará sin la menor duda a nuestro presente y a nuestro futuro.

La pregunta ¿Para qué estamos aquí? Queda contestada en la medida que entendemos lo que somos y la vinculación que tenemos como Comunidad Sefardita Labranza de Dios. Todo lo demás es parte de otra historia que cada uno de nosotros estamos escribiendo y de la cual somos los únicos responsables.

Nos figuramos que quedan muchas preguntas sobre quienes somos por lo cual te animamos a contactar con nosotros. Quedamos a vuestra disposición.

Comentarios