Ir al contenido principal

Soñando con la profesión más digna

Todos soñamos con alcanzar metas y objetivos en el campo académico o laboral, entre otros. Por lo general solemos prepararnos estudiando para alcanzar un cierto oficio o profesión. Con el paso del tiempo perfeccionamos las capacidades laborales con la aspiración de que nos dignifique y prospere.


La dignidad es un concepto que debe ser bien entendido. El diccionario define dignidad, entre otras acepciones, como: “Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse”. La dignidad siempre está relacionada con la forma de comportarnos en el campo personal, académico o profesional. Cuando hacemos bien las cosas, en todo tipo de ámbitos, estamos dignificando lo que decimos ser y hacemos.

Una persona digna no presume de un cierto estatus, otra acepción de dignidad, sino que su forma de comportarse le hace digno de confianza ante los demás ¿Puede existir mayor dignidad que ser considerado digno de confianza? La dignidad no es un cargo para exhibir sino una carga a compartir con fidelidad y mutuo compromiso. Las personas dignas se preocupan del bienestar de los demás en el sentido más amplio de la palabra. Un tipo de persona que colabora, comparte y se hace presente para ayudar en todo lo que le sea posible.

La dignidad de las personas está directamente relacionada con el nivel de servicio y preocupación por el bien común de los demás. A mayor esfuerzo, dedicación o tiempo empleado en una cierta actividad comunitaria más se dignifica una persona. Las personas indignas son por lo general insolidarias, individualistas, egocentristas y superficiales en sus dichos y en sus hechos.

La profesión más digna, con la cual todos deberíamos soñar, es ser considerados por el Cielo dignos de confianza en el servicio a Dios y a los demás. Por lo general cuando anhelamos algo fervientemente soñamos con alcanzarlo ¿Deseamos con todas nuestras fuerzas servir dignamente a Dios? ¿Buscamos servir al prójimo guiándoles al Camino que lleva a la Vida Eterna? Si es así deberíamos estar soñando, preparándonos y esforzándonos por alcanzar la dignidad de ser considerados siervos de Dios.

Los verdaderos siervos son los que se han comprometido con el Cielo a servir con dignidad a Dios y a los demás. Los sirvientes, en este mundo, saben cuál es la voluntad de aquél que le empleó ¿Sabemos nosotros la voluntad de Aquel que nos llamó de las tinieblas a la luz? La importancia de los sueños está en el objetivo que anhelamos. Los que sueñan con servir a Dios enfocarán sus metas al digno objetivo de servir a los propósitos del Cielo. Somos anunciantes de virtudes, de carne y hueso, no anuncios virtuales a modo de objetos inanimados.

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable (1P.2.9)

La voluntad de Dios es que todos los seres humanos encuentren el Camino que conduce a la eterna presencia del Creador ¿Estamos conscientes de que Dios quiere que todos los seres humanos tengan relación con su Creador? ¿Nos damos cuenta de la responsabilidad que adquirimos en ser dignos representantes de Dios? No se trata de cargos, como dijimos antes, sino de cargar con una responsabilidad que nos dignifica ante Dios y ante los hombres.

El alcanzar el sueño de servir a Dios es la mejor “empresa” que podríamos emprender, crear y desarrollar. Los que sueñan con servir a Dios deben de tomar la decisión de alcanzar el digno oficio de servir a Dios independientemente de las circunstancias que los rodean. Hoy hacemos un llamado a soñar a lo grande. Hoy hacemos un llamado a servir a los propósitos de Dios. Aquí y ahora es el momento de tomar la firme decisión de trabajar con Dios, para hacer de este mundo un lugar mejor. Aquí y ahora trabaja junto con nosotros en el más digno de los oficios que se puede desarrollar en este mundo.

La vida es sencilla cuando llegamos a entender que necesitamos trabajar juntos seamos dos o seamos una multitud. El trabajo en equipo es uno de los aprendizajes más difíciles que requiere esfuerzo, compromiso y mutuo respeto.

Comentarios

  1. Gracias por esta enseñanza, tenemos que poner prioridades en nuestra vida.👍

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas