Ir al contenido principal

La sabiduría que viene de lo Alto (segundo capítulo)

En el anterior capítulo de esta serie, los constructores visionarios de futuro, hablamos de la Piedra Angular de la Vida. El ángulo espiritual del que hablamos está diseñado por Dios para que el ser humano pueda construir su vida, la de su familia, su comunidad y la del prójimo en general. No podemos construir conforme a los planos y los planes de Dios sin aplicar la dirección de la ya mencionada Piedra Angular de la Vida.


El lado del ángulo que vimos en el capítulo anterior lo llamamos “Shema” que es la fonética hebrea para decir “Oye”. Un lado que nos enseña que hay un solo Dios a amar con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas. Una enseñanza que tiene que ser oída, aprendida y puesta en nuestro corazón. Una enseñanza que viene de lo Alto, directamente de Dios, para que la aprendemos y la enseñemos empezando primeramente por nuestros hijos ¿Si alguien no tiene hijos está exento de aprender y de enseñar? No, evidentemente no. La sabiduría que viene de lo Alto es para todos los seres humamos independientemente de su estado civil. 

La Escritura no dice que el principio de la sabiduría sea el temor “a” Dios sino el temor “de” Dios ¿Qué significa esta sutil diferencia?

La herramienta con la que se construye el ser humano, la Piedra Angular, está diseñada para que nuestra mente, nuestro corazón y nuestras fuerzas construyamos el futuro. El ser humano, entiéndase mujer y hombre, ha sido creado para construir y edificar su propia vida y la de su prójimo. En el proceso de construcción del ser humano se la ha dotado de la capacidad de diseñar su propia vida sin dejar de construir la vida de los demás. 

Los intereses comunes y comunitarios son los planos y los planes que el Cielo nos ha mostrado para edificar un mundo de bendición, prosperidad tanto a nivel espiritual como a nivel material ¿Cómo se desarrollan los intereses comunes y comunitarios? La única posibilidad de leer y entender los planos y planes de Dios está en usar también el lado de la Piedra Angular llamado la Sabiduría que viene de los Alto.

El principio de la sabiduría es el temor de Dios; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Prov.1.7

Las malas interpretaciones generan malas prácticas y algunos malinterpretando este pasaje han confundido a muchos. Los malos obreros con sus incorrectas medidas de interpretación no han construido y edificado ni su propia vida, ni la de su prójimo. La Escritura no dice que el principio de la sabiduría sea el temor “a” Dios sino el temor “de” Dios ¿Qué significa esta sutil diferencia? Los que se llaman temerosos de Dios son aquellos que saben que solo hay un Dios, un Único Dios, al cual aman con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas. La Piedra Angular de la vida es saber, entender y aplicar el “Shemá” con todas sus implicaciones.

El temor de Dios es esa Piedra Angular que el Cielo ha puesto a nuestra disposición para que edifiquemos nuestra propia vida y ayudemos a otros a construir la suya. El temor de Dios permite que seamos “hábiles” en el manejo de la Herramienta de Dios para construir al ser humano. Una herramienta que necesariamente precisa de un conocimiento que de nuevo solo el Cielo nos puede proporcionar. 

La necesidad que todos tenemos es la sabiduría de Dios. Una sabiduría que viene de lo Alto en contraposición a la “sabiduría” de este mundo. La sabiduría de este mundo, sin el temor de Dios, es terrenal, animal y diabólica. Una definición más clara es imposible encontrar.

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y rivalidad en vuestro corazón, no os jactéis ni mintáis contra la verdad. No es esta la sabiduría que desciende de lo alto, sino que es terrenal, animal, diabólica, pues donde hay celos y rivalidad, allí hay perturbación y toda obra perversa. Sant. 3.13–16

La sabiduría que viene de lo Alto construye, edifica, restaura y sana las vidas arruinadas de muchas personas que están buscando la Piedra Angular de la Vida, aunque no la conozcan con estos términos ¿Seremos capaces de encontrar esta clase de sabiduría? Solo se puede encontrar si la buscamos bajo el temor de Dios ¿Qué hemos dicho que es el temor de Dios? Reconocer y confesar que solo hay un Dios, un Único Dios, al cual amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas.

Con la base firme del amor a Dios es que podemos pedir la sabiduría que viene de lo Alto, para construir, edificar, prosperar y bendecir nuestra vida y la de cuantos nos rodean. Hoy es tiempo de pedir a Dios que nos llene con la sabiduría que procede directamente de Él. La necesidad que tenemos de Sabiduría de lo Alto es absolutamente imperiosa para cada uno de nosotros que nos llamamos temerosos de Dios ¿Tienes falta de sabiduría para construir tu propia vida y la de los demás? La respuesta es pedirla a Dios con fe que la recibiremos. 

“Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” Sant.1.5

¿Así de sencillo? ¿No hay ningún, pero? Bueno eso lo tratamos en el siguiente capítulo de esta serie titulada “los constructores visionarios de futuro”. No os perdáis la serie y no os perdáis, en serio. Un fuerte abrazo para todos los labradores de fe.

Comentarios