Ir al contenido principal

Los profetas aduladores de los gobernantes

En la misma línea que el anterior tema hoy vamos a hablar de los profetas aduladores de los gobernantes. Como es lógico los profetas en términos generales están situados entre la frontera del bien y del mal. Los verdaderos profetas se enfrentan espiritualmente a los llamados videntes que dicen saber el futuro. En el campo de la fe los profetas serán siempre cuestionados y claramente enfrentados con los poderes políticos o religiosos que se amalgaman en el que hemos definido como sincretismo ¿Estamos en un momento álgido de la historia cuando por todos los lados salen profetas o videntes adulando a los gobernantes de uno u otro signo político? Sin la menor duda.

Las huestes de profetas en el campo de la fe y de los videntes en el campo de las ciencias ocultas están arrastrando a muchos a posiciones político-religiosas extravagantes y ciertamente peligrosas. Las naciones que han sido gobernadas, a lo largo de la historia, por el sincretismo político-religioso han causado más muertes que todas las guerras mundiales juntas ¿Exagerado? El régimen nazi por ejemplo causó la muerte de millones de seres humanos en toda Europa.

Las bases ideológicas del nazismo estaban en la religión que representaba Martín Lutero y el paganismo en el contexto de las ciencias ocultas de las cuales los jerarcas nazis y el mismo Hitler eran practicantes. Los nazis en el Proceso de Núremberg, entre los años 1945 y 1946, alegaron que habían hecho lo que Lutero enseñaba que se debía hacer contra los judíos. La ideología política nazi se sustentaba en la ideología religiosa de Lutero. Un sincretismo político-religioso entre los jerarcas nazis y los jerarcas de la Iglesia Luterana que causó más de seis millones de muertos solo entre la población judía.

Las cifras globales de muertos en la Segunda Guerra Mundial, según los cálculos más optimistas, ascenderían entre los cuarenta y cuarentaicinco millones de seres humanos. Las consecuencias del sincretismo político-religiosos no se pueden obviar y deben ser parte de la enseñanza a todas las generaciones presentes y venideras.

Otro ejemplo histórico significativo de las consecuencias del sincretismo político-religioso lo encontramos en la España de los Reyes Católicos y su infame edicto de expulsión a los judíos españoles en 1492. Las consecuencias del sincretismo político-religioso de los Reyes Católicos y los jerarcas de la Iglesia Católica fueron para cientos de miles de judíos españoles que fueron desterrados y obligados a mal vender sus propiedades. Lo peor vino cuando por los caminos hacia fuera de las fronteras de España eran asaltados y en muchos casos asesinados para robarles lo poco que pudieran llevar encima. 

Los ejemplos en toda la historia de sincretismo político-religiosos son innumerables con el agravante que se continúan dando tanto en las llamadas democracias como en las más férreas dictaduras de nuestro tiempo.

La persecución de muchos creyentes alrededor del mundo es inimaginable y poco conocida. Los gobiernos ocultan las cifras de asesinados por cuestiones religiosas entre los cuales destaca China, los países de la órbita comunista y evidentemente los países doblegados por el Islam, como puede ser Nigeria o Irán entre otros muchos ¿Alguien piensa que no hay creyentes que son asesinados por su fe en el mundo hoy en día? El más dramático engaño de la perversa asociación entre la política y la religión es la ocultación de los miles y miles de hombres, mujeres y niños que son asesinados por sus creencias.

La moderna y sutil asociación político-religiosa entre grupos denominacionales en Estados Unidos está marcando las elecciones presidenciales del 2020. Unas elecciones que están poniendo de manifiesto el sincretismo político-religioso denominacional de un lado y por otro el sincretismo entre la política y los poderes ocultos de manipulación de masas en un perverso conglomerado con el ocultismo, en su amalgama de variantes.

El Señor destruirá todos los labios aduladores, y la lengua que habla con jactancia; a los que han dicho: Por nuestra lengua prevaleceremos, nuestros labios son nuestros, ¿Quién es señor de nosotros? Salmo12:3-4

Los posicionamientos políticos-religiosos en ambos sectores de la población norteamericana están llevando al país a una situación muy peligrosa para la nación y para el resto del mundo. Los medios de comunicación, en su mayoría de corte progresista, han dado por ganador antes de tiempo a Joe Biden. Unos medios que también en un sincretismo entre política y medios está dirigiendo las elecciones hacia el lado representado por Biden, en detrimento del lado republicano representado por Donald Trump.

Los profetas aduladores de los gobernantes en Estados Unidos han soltado toda la artillería de sus diatribas proféticas para garantizarse unos privilegios que no están dispuestos a perder. Unos profetas aduladores que se han enriquecido por todo tipo de privilegios y que muestran una vida opulenta, ostentosa y despilfarradora. Unos nuevos ricos que desean unos privilegios equiparables a los que tiene la omnipotente Iglesia Católica, que de sincretismo político sabe mucho, en este perverso universo político-religioso de riqueza y poder.

“Tú dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad. Pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estás desnudo” Rev.3.17

Los profetas aduladores hablan de un setenta por ciento de posibilidades de que gane Trump. La preferencia personal que mantengo es que gane Trump pero tengo la impresión, sin ser profeta o hijo de profeta, que el lastre que lleva el actual presidente de Estados Unidos es precisamente por causa de aquellos que le impusieron las manos profetizando su triunfo y adulando su buen hacer. Unos supuestos profetas, ciertamente arrogantes, que vocalizaron lo que ellos querían que pasase para su propio beneficio. 

La advertencia al respecto es muy antigua que hace referencia expresa a los tiempos que tradicionalmente se han identificado con los tiempos finales de la humanidad. Una advertencia registrada en la breve carta de Judá  conocida como la antesala del apocalipsis.

“Estos son murmuradores, quejumbrosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho” Jud.16

Lo verdaderamente preocupante y peligroso, especialmente para los profetas aduladores, es que hablan en el Nombre de Dios y eso el Cielo no lo perdona ¿Qué les pasará a tan arrogantes profetas? Sin querer nombrar a nadie, me reservo la opinión al respecto, a muchos de ellos se les caerá más pronto que tarde los diferentes imperios religiosos que han levantado con el sudor de muchos humildes e ingenuos creyentes.

Los escándalos de todo tipo de muchos de esos supuestos profetas, pero si verdaderos aduladores, están empezando a descubrirse ante los ojos de todos aquellos sobre los que se enseñorearon con arrogancia y orgullo espiritual. Unos profetas que serán avergonzados en público tal como ellos en público adularon a aquellos de los cuales querían sacar privilegios todo tipo. 

El conglomerado evangélico denominacional, diferenciar de los millones de honestos y sinceros creyentes evangélicos, será el que más sufra por adular a quienes no tienen credibilidad ni en la tierra, ni en los Cielos. Los dirigentes de las gigantescas denominaciones, cegados por la riqueza y los privilegios, ya están hablando de persecución como una estrategia de aglutinar a sus esquilados fieles.

Mis estimados amigos y compañeros de fe de producirse una persecución, en todo caso, será una disciplina sanadora para que las grandes y opulentas denominaciones reconozcan como errónea la estrategia fallida de la adulación a los gobernantes, sean los que sean. El resultado de esta disciplina del Cielo será una sana fragmentación de las grandes denominaciones en unas relativamente pequeñas y locales comunidades de fe con un renovado esfuerzo por servir a Dios.

La restauración espiritual empezará cuando se reconozca lo dañino que es el sincretismo político-religioso en su pretendida agenda de cambiar el mundo por la contra natura unión de poderes religiosos y políticos.  

Si el Cielo dependiera para cambiar este mundo de los dirigentes políticos y sus aduladores religiosos en vano se habría sacrificado el Mesías por la humanidad. Solo a Dios le pertenece la gloria, honra y alabanza, pero lamentablemente los profetas aduladores dan gloria a los hombres antes que a Dios. Un panorama desalentador en principio que parecerá negativo pero que será el comienzo del verdadero y esperado avivamiento. La grandeza de un país, institución o grupo está determinada por la humildad de reconocer sus equivocaciones y pedir perdón al Cielo.

La reflexión final y la determinación de hacer los cambios necesarios en la vida la dejo en su conciencia la cual espero haber incomodado. Con todo, y como no podía ser de otra manera, les dejo el broche de oro a todo tema que tratamos en este medio.

“El fin de todo el discurso que has oído es: Teme a Dios y guarda sus Mandamientos, porque esto es el todo del hombre. Pues Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa oculta, sea buena o sea mala” Ec.12:13-14

Comentarios

  1. El tema de hoy es realmente interesante y además no se escucha en ninguna parte.

    Me recuerda a la historia descrita en 2 de reyes 18 cuando el rey Acab consulta a 400 "profetas" si debe ir a la guerra y todos le dicen que por supuesto vaya a la guerra porque va a tener éxito. Sin embargo el Rey por insistencia de Josafat pregunta si hay algún otro profeta distinto a los 400. Y Sedequias se acordó del profeta Micaías. El fue el único que profecito lo que El Señor le dijo, independientemente de la palabra que fuera. El no buscada el agrado del rey, sino que el obedecía al Señor.

    Estoy seguro que el tema de hoy va a ser de gran ayuda a muchos que están angustiado por que está pasado.

    Que el Eterno os siga bendiciendo y dando esa maravillosa sabiduría.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios, opiniones o consultas